ALGUNAS CRITICAS DEL ESPECTACULO

“IDIPUS TYRANNOS: LA CONSPIRACION DE LAS MUJERES” (1997/8)  

 

Martín Correa Urquiza, Revista Magazine Plus, 5-12-1997:  

“Excelentes actuaciones de tres apasionados defensores de la cultura griega.

Una niña que en la profundidad de su habitación recrea las escenas más fuertes de la tragedia hlénica. Una búsqueda de identidad personal que se dibuja a sí misma a través de la historia de Edipo Rey. Hay personajes que se quitan los ojos, que se vuelven ancianos, que sangran de tristeza y luego bailan al compás de los ritmos griegos.

Consejo: quédese después de la obra. El mismo elenco se quitará el disfraz y agasajará a sus espectadores con una copa de la bebida tradicional de su país de origen.”

 

Chris Moss (traducción del autor), Buenos Aires Herald, 17-2-1998:

UNA LECTURA CONTEMPORANEA DE EDIPO

Todos tienen una noción de la historia de Edipo, habitualmente una idea simplificada y transmitida por Freud sobre un hombre que se arrancó los ojos cuando se enteró de que estaba haciendo la chanchada con su madre. Y si bien la sexualidad es un elemento importante en la tragedia, la obra de Sófocles usa el tabú del incesto como vehículo par temas más importantes, tales como la soberbia, la ironía y el autoconocimiento.

En un mundo “post-Vida de Brian”, buena parte del melodrama, incluidos el canto coral y los viejos sabios con sus túnicas, puede fácilmente devenir en comedia, a menos que uno cuente con los recursos escénicos como para darle a los gestos y lamentos histriónicos una dimensión vasta y épica.

La adaptación de Iánnis Zómbolas (mezcla de castellano con griego antiguo y moderno) busca una solución alternativa. Se retienen solamente las escenas clave del original, mezcladas con música, danza, marionetas y comentarios sobre la obra, teniendo como meta darle a la historia un sentido contemporáneo. Con Ismena, la hija de Edipo, sosteniendo su texto trilingüe desde un principio, la rearticulación de la narración es, en parte, crítica y, en parte, lírica; y lo que queda, entonces, en esta puesta es una lectura dinámica de la obra.

El director Jerry Brignone asume el rol del desgraciado rey, ganando fuerza su actuación a medida que se desenvuelve la historia. Brignone aprendió tanto el idioma como las danzas, y espeta sus demandas como un macho griego, para luego solamente lamentar las consecuencias de su orgullo, tal como si lo hubieran castrado.

Dos actrices de apariencia impresionantemente griega mantienen unidos al rey y a la historia. Carla Cincioni como Ismena se acerca más al público, intentando, como hermana/hija de la pareja real, encontrar algún valor redentor en la obra. Muchas veces es nuestra traductora, pero al final llega a su máxima expresión como la apasionada pero sabia sobreviviente.

H℮l℮na Barakסvic, además de interpretar a la hermosa e infortunada Yocasta, alterna a través de las máscaras de Creón, Tiresias y el mensajero, dando luz así a su hijo, a su marido y a las malas nuevas. Barakסvic maneja todas las partes con confianza, y es capaz de una gran intensidad emocional y un excitante calor erótico cuando prorrumpe su feminidad. Ella, como Cincioni, también tiene que lidiar con el idioma griego (y ambas lo hacen con éxito), y las mujeres se unen sin esfuerzo a los contoneos y golpes de talón de Brignone. 

La característica fragmentaria de la obra pone de relieve ciertas imágenes y escenas, dándole a las acciones una cualidad dramática más gestual que fluyente. Las escenas más fuertes tienen lugar cuando el texto de Sófocles toma las riendas y los reyes conocen la verdad acerca de sus tristes vidas.  Las transiciones a otros elementos son siempre vivificantes, aunque no siempre esclarecedoras, y el inicio está, en todo caso, demorado por la música y la danza. Por otro lado, las tajadas de griego, reminiscentes de apasionadas peleas domésticas pero en idioma extranjero, no le quitan nada a la historia mientras se esté familiarizado con el argumento.

Una copa de ouzo al finalizar termina de redondear esta velada griega en San Telmo, y a menos que Ud. sea un clasicista respecto de sus clásicos, encontrará que la puesta de Brignone, actuada al aire libre, es entretenida y (como ésta es, después de todo, una obra con la fuerza del mito) que hace pensar.”

 

Pablo Zunino, Diario La Nación, 29-9-1997 (fragmentos):

"UN VIAJE HACIA LA IDENTIDAD

Una propuesta que es también accesible para quienes no saben ni una palabra de griego. Además de que siempre es un placer escuchar esa lengua, buena parte de la función transcurre en castellano, que a veces es usado casi como si tratara de una traducción simultánea.”

 

Alicia Fernández, “La Hora de Grecia”, Radio Municipal AM1100, 14-9-1997:

EXCELENTE REPRESENTACION DE IDIPUS TYRANNOS

Ayer estuvimos con María en la Asociación ´La Colectividad Hlénica´ y vimos una excelente representación de  Idípus Tyrannos, comedia dramática musical de Iánnis Zómbolas, con un reparto excepcional: Jerry Brignone, también director general y padre de la idea, como Edipo, H℮l℮na Barakסvic como Yocasta y Carla Cincioni como Ismena, quien también realizó la utilería y el vestuario, por cierto muy ingeniosos. Pusieron el alma en esta representación, que encantó a la gente. Realmente muy, muy bien, los felicitamos desde aquí y esperamos que se repita muy pronto.”

 

 

VOLVER

 

1