OPERA

UNA BELLEZA EXALTADA... PARA NADA NATURAL

 

        

 

INTRODUCCION  A LA OPERA

       A TRAVES DEL CINE

 

En este espacio comparto algunas de las mejores versiones filmadas de óperas, una de las maneras más agradables de acercarse a versiones completas de este género artístico único. La calidad de los registros disponibles en video es dispar, y algunos lamentablemente de momento son asequibles apenas en forma fragmentada. Lo mismo vale para los subtitulados: algunos no lo tienen, o lo tienen en inglés o en el idioma original mismo de la ópera u otro. Se recomienda, en todo caso, si se quiere estar familiarizado con la acción dramática, Googlear antes el título de la ópera en Wikipedia y leer el argumento. O sino, directamente, sumergirse en la magia de la obra de arte disponible.

 

Dejo deliberadamente afuera algunas versiones, inclusive famosas o muy apreciadas, pero que a mí no lograron provocarme casi ninguna emoción estética  importante. En algunos casos al menos las mencionaré, de manera que el oyente/espectador inquieto pueda buscarlas por su cuenta en YouTube u otros canales.

 

El género artístico "ópera filmada" tuvo su apogeo en las décadas del 70 y el 80, luego fue gradualmente reemplazado por registros más o menos felices en video de versiones en vivo, ahora más factibles de lograr un estatuto artístico per se gracias a los avances tecnológicos (que éste no suela ser el caso es harina de otro costal). Me parecen muy interesantes las reflexiones que desarrolla el investigador español Francisco Parralejo Masa respecto de las enormes complejidades que supone el intento de maridar estos dos lenguajes multimediales como son la ópera y el cine, y que abre camino a grandes desafíos a la creatividad de quienes se le animan. El artículo, muy recomendable, es una ponencia presentada en 2008 en un Congreso en la Universidad de Salamanca, y se halla en:  Los caminos imprevisibles de la ópera-film .

 

Vamos directamente a algunas de las mejores versiones disponibles en la web a la fecha de este género híbrido del ópera-film, por cierto muy disfrutable:

 

 

MOZART TUVO SUERTE

 

 

Quizás uno de los compositores que más se benefició del género ópera-film con resultados más que logrados es Wolfgang Amadeus Mozart (1756-1791), el genio precoz de Salzburgo. Empezando por su última ópera, La Flauta Mágica, que fue llevada a la pantalla en 1975 por uno de los directores de cine más grandes de la historia, Ingmar Bergman, en una de las mejores películas de ópera filmada que jamás se hallan  realizado. Tan mágica como el título de la obra y tan inteligente como el compositor que la creó, la película está cantada en sueco y juega con la magia bergmaniana del teatro dentro del teatro en una réplica de la sala y el escenario del pequeño Teatro de Ópera de Wieden de Viena donde Mozart estrenó su ópera en alemán en 1791, con su hijita protagonizando el público contemporáneo. Destacan el canto y las actuaciones de los suecos Hakan Kagegard, Irma Urrilla, Birgit Nordin, Ulrik Cold y Josef Köstlinger, hasta ese momento desconocidos para el público internacional, con la dirección orquestal y coral de Eric Ericson. Se pueden ver fragmentos en YouTube en la siguiente Playlist (no encontré una versión completa disponible online, pero estas cosas aparecen y desaparecen sorpresivamente en cualquier momento como los hongos; de todos modos, en lo que conocíamos como videoclubes o actuales proveedores de DVDs truchos, se consigue fácilmente entera y con subtitulado castellano):

 

https://www.youtube.com/watch?v=EC5jaLFdCCY&list=PLrFVE34ZyBjXTxZvEG7jcEMpnE-KdmgQn


Llamativamente, hay otra excelente versión fílmica completa de otro reconocido cineasta, el británico Kenneth Branagh, que en 2006 la filmó cantada en inglés y ubicando la acción durante la Primera Guerra Mundial en un marco muy realista y al mismo tiempo fantasioso, como dictamina la acción dramática original, destacándose el bajo René Pappe como Sarastro. Como con la anterior, dado que pasó por los circuitos comerciales (aunque con una muy injustificada falta de reconocimento crítico), se pueden conseguir fácilmente en DVD e incluso bajarlas de la web para las personas que tengan esos hábitos y habilidades de los cuales yo carezco. De todos modos en YouTube hay al momento una versión sin subtitular y con un audio pobre pero al menos completa, en:

 

Primera parte:  https://www.youtube.com/watch?v=XT62KLvzGZU

Segunda parte:  https://www.youtube.com/watch?v=I40Lo0B5B9A

Como esta ópera es una especie cuento de hadas, hay decenas de versiones escénicas mágicas maravillosas y muy creativas que han quedado registradas en video. Dejo al lector la inquietud de dar con aquella que más lo seduzca, puesto que las dos películas anteriores ya son gran cosa.

 

 

Otra conocida y muy querida obra de Mozart, Las bodas de Fígaro, ha tenido también la suerte de tener una de las versiones más maravillosas jamás logradas de una ópera-film, y fue responsabilidad sobre todo de su director, el genial Jean Pierre Ponnelle, reggiseur (director escénico de ópera) y cineasta con muchas grandes versiones en su haber que comentaremos más abajo, y que aquí se supera a sí mismo en un despliegue de creatividad e ingenio con propuestas audaces, elegantes y transgresoras para su momento (1976) y que sentaron precedentes en el lenguaje de este singular género de la ópera-film. Esta deliciosa comedia de enredos y crítica social está magistralmente cantada y actuada por luminarias como Kiri Te Kanawa, Mirella Freni, Marian Ewing, Dietrich Fischer Dieskau, Herman Prey y el impagable Paolo Montarsolo, con uno de los directores mozartianos más grandes del siglo, Karl Böhm, al frente de la Filarmónica de Viena. En YouTube está completa en el original italiano sin subtitular (dice que tiene subtítulos en varios idiomas, incluido el español, pero no sé cómo se activan):

 

Primera parte: https://www.youtube.com/watch?v=cN0-kbBSDHY

Segunda parte: https://www.youtube.com/watch?v=OAmUJRdYPqk


Para quien quisiera ver una versión escénica de lujo y bien registrada en video, es más que recomendable la dirigida en 1973 en Glyndebourne por Peter Hall, el formidable director de escena británico que en ópera siempre es una garantía superlativa de calidad, con un elenco femenino excepcional: de nuevo Kiri Te Kanawa, Ileana  Cotrubas y Federica von Stade dirigidas por John Pritchard al frente de la London Philarmony Orchestra. Se puede apreciar en YouTube con subtitulado en inglés en:

 

https://www.youtube.com/watch?v=IugFH6PxeMQ

 

Por su lado, Don Giovanni (Don Juan), la otra "gran" y justamente famosa ópera de Mozart, tan divertida como siniestra, tiene una versión fílmica clásica que personalmente me produce un tedio y un fastidio infinitos, pero que a mucha gente le gusta muchísimo por su refinamiento visual y vocal. Es la que filmó en 1979 en Venecia el reconocido cineasta británico Joseph Losey con un gran elenco que incluye a Ruggero Raimondi, Jose Van Dam, Kiri Te Kanawa, Edda Moser y Teresa Berganza con Lorin Maazel en la dirección musical. Se lo puede ver en YouTube en el original italiano con subtítulos en portugués y en italiano en:

 

https://www.youtube.com/watch?v=pNLIJxtElPc

 

 

Pero en lo personal me parece muchísimo más interesante el registro en video realizado sobre la genial versión que el argentino Marcelo Lombardero dirigió en 2014, ubicando la acción en nuestros tiempos en el elegante barrio de Recoleta, en Buenos Aires, con actuaciones magníficas en un verdadero alarde de teatro in musica. Se la puede ver sin subtítulos en YouTube (la versión con subtítulos en castellano la vende a un precio razonable la compañía que produjo esta magnífica puesta, Buenos Aires Lírica):

 

Primera parte: https://www.youtube.com/watch?v=n5CwfLbJpKU

Segunda parte: https://www.youtube.com/watch?v=-YYv2-b2Jzc
 

Otra maravillosa ópera de Mozart, una comedia de enredos de perfiles psicológicos tiernos y crueles, tuvo en cine sendas versiones muy disfrutables: Cosí fan tutte (Así hacen todas). Una de ellas es la de 1988 de Jean Pierre Ponnelle, con un elenco rutilante: Luis Lima, Ferruccio Furlanetto, Paolo Montarsolo, Teresa Stratas, Edita Gruberova y Delores Ziegler, con la Filarmónica de Viena dirigida por Nicholas Harnoncourt. La puesta es convencional pero más que agradable y efectiva. Se puede ver en YouTube en el original italiano sin subtitular (una vez más, dice que hay subtítulos en castellano pero no sé cómo se activan):

 

Primera parte: https://www.youtube.com/watch?v=DgnN7s4B5H0

Segunda parte: https://www.youtube.com/watch?v=5M3OsRHdWP8

 

Hay otra versión interesantísima de uno de los enfants terribles de la ópera reciente, el norteamericano Peter Sellars, famoso por sus puestas súper transgresoras, ingeniosas, creativas, divertidas y desafiantes. Aquí, la acción que reúne a los seis personajes que protagonizan estos enredos settecentescos transcurre en los 60' en una cafetería suburbana estadounidense de Massachusetts. Aunque los intérpretes no son famosos, esta versión de 1990 es totalmente convincente, obviamente enfatizando el aspecto más tremendo de la acción dramática, y se la puede ver en YouTube en el italiano original subtitulado en inglés:

 

Parte I: https://www.youtube.com/watch?v=ZzHcNr_ChHE

Parte II: https://www.youtube.com/watch?v=BC_RtntKfRA

Parte III: https://www.youtube.com/watch?v=u9T3Hkd1fEY

Parte IV: https://www.youtube.com/watch?v=yFwXVmwKK5c

 

 

Pero hay una tercera versión igualmente inquietante y más moderna de esta ópera realizada en el Teatro Real de Madrid por el extraordinario y sin duda genial director de cine Michael Haneke en 2013 en su debut como reggiseur, fantásticamente registrada en video con varias cámaras muy bien editadas y un elenco de jóvenes y excelentes cantantes especialmente seleccionados por el cineasta para esta experiencia que tomó meses de ensayo actoral y musical, y el resultado lo justifica: es un desborde de lujoso refinamiento posmoderno, de ambigüedad y oscuridad angustiante típicamente hanekiana y que sin duda merece ser visto. Tuve la suerte de poder apreciarlo en una función privada y no lo encontré todavía en la web porque es muy reciente, pero estoy seguro de que pronto estará disponible, por eso lo comento para aquellos que lo quieran googlear.

 

De Mozart también vi un fantástico Idomeneo de Glyndebourne dirigido en 1983 por el famoso inglés Trevor Nunn con estética de teatro japonés No, pero no pude encontrarlo disponible gratuito en la web, así que se lo dejo al lector inquieto, mientras que si bien La clemenza di Tito de Jean Pierre Ponnelle de 1980 me parece un plomo soporífero, una vez más me resulta mucho más estimulante sugerir la genial versión que Marcelo Lombardero dirigió en Buenos Aires Lírica en 2003, repuesta en 2006 con un buen registro en DVD subitulado en español pero que no pude encontrar todavía asequible en forma gratuita en la web.

 

 

ZEFFIRELLI, DOMINGO Y PUCCINI: CUMBRES Y BORRASCOS

 

 

Probablemente la versión más perfecta y lograda que se haya hecho jamás de una ópera en cine es la que Franco Zeffirelli dirigió de La Traviata de Giuseppe Verdi en 1983 con Plácido Domingo y Teresa Stratas en el rol de los infortunados amantes de la obra inspirada en La Dama de las Camelias de Alexandre Dumas. Cuando algo a uno le parece perfecto es difícil describirlo sin caer en una acumulación paroxística de adjetivos altamente calificativos y laudatorios. Valga sólo decir que no me cabe duda de que es la mejor película para inclusive iniciarse en esto de la ópera en cine, y que lamentablemente la empresa productora y dueña de los derechos hace intentos empecinados y cotidianos muy eficaces para que no haya ni un pedacito disponible en la web, ni hablar de la versión completa. Sin embargo los navegantes expertos y duchos en encontrar películas imposibles probablemente la puedan conseguir, y sino de todos modos lo mismo vale de alguna película antes aludida: tuvo tal éxito comercial y de crítica, que se consigue en videoclubes o sus sucedáneos, los piratas por encargo, incluso con subtitulados en español. Cuidado que si googlean Traviata Domingo Zeffirelli van a encontrar por doquier un bodrio atómico, que es una versión hecha en Busetto, la ciudad natal de Verdi, con jóvenes cantantes inexpertos que habían ganado un concurso (excepto Renato Brusón, normalmente maravilloso pero aquí ya en su declive), con Domingo no cantando sino dirigiendo la orquesta de un modo poco interesante y una puesta de Zeffirelli que, artísticamente ya senil, exacerba el kitsch edulcorado que lo caracteriza en sus peores momentos para llegar aquí a un ridículo estético de una chabacanería infinita. En cambio la película inicialmente referida y aconsejada, quizás podría descargarse desde el conocido sitio PepeCine en el que hay que bajar también una extensión (no lo probé, pero supongo que vale la pena el intento):

 

http://pepecine.com/peliculas-online/206328-la-traviata

 

Hay también una muy bella Traviata en YouTube del siempre genial Peter Hall tomada de una función en vivo en Glyndebourne en 1988 con dirección orquestal de Bernard Haitink, desde luego en italiano, aunque sin subtítulos:

 

https://www.youtube.com/watch?v=49UZa0TO2zQ

 

Y está disponible también la que hizo Willy Decker en Salzburgo en 2005 con Anna Netrebko y Rolando Villazón, la del inmenso reloj inclinado en un escenario despojado y cosas que hace años hubieran sido audaces, pero que en su conjunto a mí me dejaron completamente frío (si no aburrido o fastidiado; la habitual sobreactuación grotesca de Villazón no me permite soportarlo más de cinco segundos). Pero como a mucha gente le gustan estos artistas y es un producto relativamente redondo y reciente, ahí va su versión en YouTube en italiano sin subtítulos:

 

https://www.youtube.com/watch?v=M57PfVGRR78

 

Volviendo a Zeffirelli, poco después de Traviata se le animó en 1986 al Otello de Giuseppe Verdi, con el perfecto libreto de Arrigo Boito sobre la tragedia de Shakespeare, pero con resultados diametralmente opuestos. Cuando el legendario actor británico Laurence Olivier vio años antes a Plácido Domingo cantando y actuando Otello en escena, dijo: "Este señor actúa el papel de Otello mucho mejor que yo". Y probablemente tenía razón: Domingo es un artista extraordinario, completo, sobrehumano, y la memoria que tenemos de su Otello en Buenos Aires en 1981 (justamente junto a Renato Brusón) es la de una experiencia sobrenatural, con una perfomance vocal y actoralmente casi increíble, verdaderamente única. Por eso es también increíble que, justo después de su Traviata, Zeffirelli haya cometido tantos errores artísticos con esta película torpe y desarticulada, con pequeños cortes musicales injustificados, absurdos e inadmisibles, y una dirección actoral desastrosa de Domingo que no le hace ni de lejos ni por asomo justicia a las maravillosas versiones que había volcado de ese mismo papel en escena: en toda la película tiene una expresión facial única y monolítica de monigote estreñido, un accidente artístico realmente trágico y, sobre todo, en cuanto tal incomprensible.

 

 

En cambio la perfomance actoral de Plácido Domingo en otras dos películas de Zeffirelli es formidable y a la altura de su talento, mientras que las películas en sí casi le pisan los talones a Traviata en calidad en lo que a la dirección de Zeffirelli refieren: I Pagliacci (Los payasos), de Ruggero Leoncavallo y Cavalleria Rusticana de Pietro Mascagni. Las dos duran más o menos una hora o menos, y eso ya las hace de por sí muy atractivas para el espectador principiante, amén de la fuerza dramática del género verista (una especie de realismo expresionista italiano) que ambas históricamente inauguraron. La versión de I Pagliacci filmada por Zeffirelli, de estética clownesca kitsch modernosa ambientada algo así como a mediados del siglo XX, vuelve a poner a Teresa Stratas y a Plácido Domingo (en rigor se filmó el año antes que Traviata, para la televisión, en 1982) en los roles principales con un desempeño actoral brillante, especialmente el tenor en su caracterización del antihéroe, un viejo borracho patético en todo sentido (opuesto a ciertas tradiciones, cero heroísmo tenoril gritón), y permite disfrutar plenamente esta propuesta única de teatro dentro del teatro y suspenso de crónica policial que supo componer magistralmente Leoncavallo. Está disponible en YouTube en su original italiano y sin subtítulos en:

 

https://www.youtube.com/watch?v=dSURBaT3XF4

 

Mientras que Cavallería Rusticana, el drama policial pueblerino con ribetes de tragedia griega de Mascagni que suele darse en los teatros junto a Pagliacci, Zeffirelli la dirigió en el Metropolitan Opera House de Nueva York en 1978 con Plácido Domingo y Tatiana Troyanos en actuaciones colosales con un muy buen registro en video para ser esa época, y el resultado es artísticamente a-lu-ci-nan-te. Lamentablemente no la encontré completa en la web (aunque seguramente, quien bien busca, encuentra). Cuatro años después hizo una versión filmada de ópera-film propiamente dicho, de nuevo con Domingo aunque acompañado por Elena Obraztsova y el plus siempre bienvenido de Renato Brusón y Georges Pretre en la orquesta. Un enfoque naturalista, esteticista y bastante logrado (si bien sigo prefiriendo de lejos la versión previa en vivo que inspiró esta película), y se lo encuentra en YouTube en su original italiano con subtitulado en inglés:

 

https://www.youtube.com/watch?v=xeQBY_ZpejI

 

 

Franco Zeffirelli sirvió también más que bien a Giacomo Puccini con La Bohéme: quizás pocos hayan sabido interpretar el espíritu emotivo, sensible, poético y melodramático de esta popularísima obra tan bien como él. Tiene una película en nada menos que de 1965, totalmente convencional pero igualmente lograda con Gianni Raimondi y una muy joven Mirella Freni en la pareja protagónica, y la orquesta está dirigida por el genial y legendario Herbert von Karajan. Aunque tenga más de medio siglo e incluye por eso quizás algunas torpezas hoy superadas, su impacto estético y afectivo sigue siendo más que eficaz. En YouTube está en su original italiano sin subtitular en:

 

https://www.youtube.com/watch?v=cSuL4u3bOpg

 

Y del mismo Zeffirelli, hay una versión catorce años más tarde tomada de una legendaria función en vivo en 1979 en La Scala de Milán: convencional, logradísima, emotivísima (no llorar con Boheme es síntoma sospechoso de algún grave problema psiquiátrico), con Luciano Pavarotti e Ileana Cotrubas en los papeles principales, dirigidos por Carlos Kleiber. En YouTube se lo encuentra en:

 

https://www.youtube.com/watch?v=kHAS7r8Pd0k

 

No voy a recomendar la versión filmada (ópera-film) no recuerdo por quién de Villazón y Netrebko: dejando de lado el fuerte rechazo que me producen como artistas, la película es torpemente artificial, amanerada, kitsch y, en suma -a mi juicio- francamente mala. Pero no quiero dejar esta ópera de Puccini sin mencionar la también bellísima versión que se registró en Australia en 1993, en la Ópera de Sydney, de la famosa puesta de Baz Luhrman, en donde la acción se mantiene en París pero en las décadas de posguerra, en el vacío y confusión políticas de la juventud muy previos al mayo francés del '68. Los cantantes son realmente jóvenes, tal como los imaginó el compositor, lo que potencia al máximo el drama y las actuaciones, de una frescura conmovedora. Está en YouTube en italiano con subtítulos en portugués, y aunque el audio está un poco bajo, igual vale la pena:

 

https://www.youtube.com/watch?v=7v41wygnSC4

 

Siguiendo siempre con Puccini, a su Tosca le tocó el extraño destino de ser filmada dos veces (sic) en los escenarios originales en donde transcurre la acción del libreto, y en ambos casos con Plácido Domingo en el rol del joven héroe pintor. Siendo personalmente un gran fanático de esta ópera, el extraordinario dramatismo que la atraviesa, sobre todo en su formidable segundo acto, sentí que había eludido olímpicamente a estas dos versiones, más allá del concepto sugestivo de los escenarios originales. Seguramente la mejor es la película (ópera-film) de 1976 de Gianfranco De Bosio, con Raina Kabaivanska y Sherrill Milnes acompañando a Domingo. No es mala, pero tampoco es particularmente estimulante: por mil pequeños detalles pareciera que está constantemente fallando.  Está en YouTube en su original italiano con subtítulos en inglés en:

 

https://www.youtube.com/watch?v=DnO7FBS1akI

 

La otra es un tour de force de mucho riesgo muy controlado que involucró en 2000 a artistas de la talla de Catherine Malfitano y Ruggero Raimondi acompañando a Domingo, con nada menos que Zubin Mehta en la orquesta y Brian Large, un reconocido experto y pionero de larga trayectoria en filmación de ópera televisada. El riesgo de la propuesta consistía en que se filmaba no sólo en los escenarios "reales" de la obra original, sino también en "tiempo real": como la acción de Tosca transcurre de la mañana de un día al amanecer del siguiente, los tres actos fueron televisados en vivo en varios países con gran promoción en los horarios de cada acto según el libretto de original y como era en vivo, con una parafernalia de multitud de cámaras coordinadas, resultando en un evento con millones y millones de espectadores y un costo de también varios, varios millones de euros. Que lamentablemente fueron tirados al tacho: como pasa a menudo con las grandes superproducciones blockbusters hollywoodenses que apuestan muchísimo a seguro, aquí la tecnología se comió a los artistas y a todo interés legítimo en los resultados. Los dioses no quisieron descender a darle a la obra su ángel, y en mi caso, que la vi en una versión privada en casa de un amigo de un amigo, tenía que hacer esfuerzos denodados para no levantarme cada dos minutos de la silla por impaciencia física incontrolable ante tanta pirotecnia artificial y vana y, estando sentado, para no dormirme. No lo recomiendo para nada, al que le interese este mamotreto infumable, lo puede buscar.

 

 

Pero si de una buena Tosca se trata, ¡volvemos a Zeffirelli! Y con la Tosca más grande de la historia: ¡María Callas! La genial, la Divina, la insuperable, la etcétera etcétera etcétera. La Humanidad conoció la tragedia de que recién se empezaron a filmar adecuadamente óperas en vivo justo cuando se había retirado de las tablas la artista lírica más grande de la historia de esa misma Humanidad. Pero de milagro quedó registrado un acto entero de una ópera, televisado en el Covent Garden de Londres con poca inspiración a nivel cámaras (estamos hablando de 1964, con una tecnología de registro en vivo incipiente y por supuesto en blanco y negro), y justamente quizás el mejor acto de toda la ópera lírica como género y en la mejor versión imaginable, con Callas (que se despidió de la escena al año siguiente con este mismo papel) y Tito Gobbi, otra merecida leyenda vocal y actoral, el más grande exponente hasta la fecha de ese papel. Desde luego que no es ópera-film en el sentido estricto, pero al menos el dramatismo original del genio de Puccini llega a traslucirse. Se puede ver en su original italiano (generalmente esta versión no se la subtitula, quizás por su valor histórico) en:

 

https://www.youtube.com/watch?v=rT-86OtwzDI

 

Lo de Zeffirelli y Callas merece una mención aparte. Fueron muy amigos, hicieron algunas puestas memorables en escena en vivo juntos. Zeffirelli se había formado con Lucchino Visconti, el prodigioso director de cine que también supo hacer algunas puestas de ópera legendarias, sobre todo con María Callas (que dicen que estuvo enamorada de él, por más que él estaba enamorado de otros hombres). Es una gran lástima que Visconti, que falleció en 1976 (al año siguiente lo siguió la Callas), jamás se hubiera decidido a hacer ópera filmada, por más que en algunas películas suyas la ópera tiene alguna presencia, amén de ser en sí a veces "operísticas". La tragedia antes mencionada de que María Callas no hubiera grabado una ópera en película (su única película no fue operística: no cantaba y de hecho casi no hablaba, si bien protagonizaba; me refiero a la Medea de 1969 de su también amigo Pier Paolo Pasolini), llevó a que Zeffirelli filmara en 2002 una película fantasiosa y semi biopic sobre los últimos meses de la Callas y una supuesta filmación fallida de Carmen de Georges Bizet en playback con su propia grabación de 1964, con Fanny Ardant y Jeremy Irons. La película tiene lo mejor y, sobre todo, lo peor del peor Zeffirelli (burda, kitsch, ridículamente edulcorada, very very camp), al cual habrá que suponerle, como dije más arriba, por esa época cierta senilidad artística, o probablemente más bien bipolaridad. Y esa cualidad insultante hacia el espectador también aparece en los pedacitos filmados de la ópera Carmen propiamente dicha, particularmente en el dúo final con Don José. Creo que definitivamente, Carmen, con toda su gran popularidad y genialidad, en el cine todavía no tuvo suerte, si bien fue la primera ópera-film que se hizo en los incipientes comienzos de la cinematografía toda, a principios del siglo XX, en una versión muda hecha para ser proyectada en sincronía con cantantes y orquesta en vivo. La versión filmada en Andalucía en 1984 en forma naturalista estetizada por Franceso Rossi con Plácido Domingo, Julia Migens Johnson y Ruggero Raimondi con dirección orquestal de Lorin Maazel no logra transmitir la fuerza de la obra original. No es pésima, pero adolece del problema apuntado por tantos teóricos y espectadores: la unión en este caso de particular de ópera y de cine no dio lo mejor de ambos, sino que el producto es de un resultado degradado, francamente poco interesante (de hecho, decepcionante). Está en el original francés sin subtitular en YouTube en 15 capitulitos, y aunque me parezca bastante estúpida, paso el link del primero, y desde ahí van apareciendo los siguientes:

 

https://www.youtube.com/watch?v=aJC7M10sekI

 

 

Volviendo a Puccini y a Plácido Domingo, él fue el principal responsable de una ópera fascinante de ese compositor y que hacía rato que no se la apreciaba debidamente. Me refiero a una ópera de cowboys (sic), que transcurre en el Lejando Oeste en la época de la fiebre del oro y que había sido estrenada en Estados Unidos en 1910: La Fanciulla del West (La chica del lejano oeste). Lamentablemente Domingo, que la cantó muchísimo, no hizo una versión filmada, que la obra daba para eso. Lo mejor que hay es la excelente puesta en escena de Piero Faggioni en el Convent Garden en 1977 (dos años después la hicieron también Domingo y Faggioni en Buenos Aires en el Teatro Colón, y fue una experiencia apoteósica donde enloquecimos todos), muy bien filmada y maravillosamente actuada. Está en capitulitos en un playlist de YouTube en donde se puede apreciar esta preciosura del Far West en su original italiano y sin subtítulos:

 

https://www.youtube.com/watch?v=uHROIx1aiaI&list=PL22F44C3BAA95F91B


Y también de Puccini y protagonizada también por Plácido Domingo y Mirella Freni tenemos a la Madama Buttefly que el genial Jean Pierre Ponnelle dirigió en 1975 con la batuta de Herber von Karajan, quien la había grabado veinte años atrás con la Callas. Lo osado de esta versión, además de las actuaciones y los riesgos en el lenguaje cinematográfico (incluidas escenas hot con desnudos de Domingo y la Freni en el dúo de amor, muy logrado, aunque en algunas versiones reemplazadas por una versión más pudorosa), es el riesgo que asume el cineasta al robarle a la ópera todo su barniz edulcorado de lugar común japonés de bazar y hacer de la casita japonesa un antro gris rodeado por un yuyal, con los personajes intentando occidentalizarse en su vestimenta, que es lo que ocurre en la acción dramática. Aquí tenemos el imperialismo yanqui que explícitamente quiso denunciar Puccini, tal como él mismo lo manifestó, avasallando cualquier vestigio de delicadeza y belleza en las culturas sometidas. Lástima que la Freni no aparenta ya los quince años que debería para que la tragedia sea más completa, pero igual es una buena película. Se la encuentra en YouTube en un playlist en capitulitos en el italiano original con subtítulos en inglés:

 

https://www.youtube.com/watch?v=f-lXGpl5D7s&list=PL1034D65A3E06563A

 

 

Una versión más convencionalmente "japonesa" y muy bella, realista, con cantantes muy jóvenes poco conocidos, ella japonesa y él un joven rubio estadounidense, es la dirigida en 1995 por Frederic Mitterand, y si bien por momentos es demasiado convencional, se deja disfrutar como la obra que lo inspira merece. En YouTube está en su original italiano con subtítulos en inglés en:

 

https://www.youtube.com/watch?v=5T_whchilwQ

 

Y si de estética japonesa se trata, la versión que el gran cineasta Anthony Minghella hizo en 2005 poco antes de morir bastante joven en coproducción con varios teatros internacionales de primera línea es un alarde de esteticismo sofisticado y soluciones teatrales bellísimas, casi sobrenaturales, con juegos de cámaras muy logrados. Como es relativamente reciente y tuvo salida comercial en DVD, no es tan fácil encontrarla en versión gratuita en la web, pero una vez más, el navegante experto, de estar interesado, lo sabrá hallar.

 

 

ALGUNAS OPERAS ALEMANAS Y OTRAS MENOS POPULARES

 

Desde que Wieland Wagner, el sobrino de Richard Wagner, comenzó a revolucionar el concepto de puesta en escena de las óperas de su abuelo en la década del 50', ha habido multitud de versiones transgresoras, a veces logradísimas, y en muchas ocasiones generadoras de sonoros escándalos y ríos de tinta en contra y a favor. La filmación de éstas, de todos modos, no suele ser feliz: lo moroso de los tiempos de Wagner atenta contra el ritmo cinematográfico, ni hablar en el caso de quienes se estén acercando por primera vez al género lírico.

 

 

Un caso muy particular es el de la versión filmada que Hans-Jurgen Syberberg hizo en 1982 de Parsifal, la última ópera de Wagner alrededor de la cual se articula esa magnífica novela argentina de Manuel Mujica Lainez que es El Gran Teatro y que transcurre toda durante una representación de esta obra mística y sublime en el contexto de la grotesca variedad sociológica del Teatro Colón durante la Segunda Guerra Mundial. En el caso de la película de Syberberg, es una versión extrañísima, un alarde de distanciamiento brechtiano con altísima poesía visual y propuestas de gran riesgo, tanto en lo teatral como en lo cinematográfico. Hace años una reconocida directora teatral con la que trabajé como asistente y productor ejecutivo comentó que ella en una obra y en un director pretendía altos niveles de riesgo y de calidad, y que estuvieran relativamente parejos. Porque calidad sin riesgo es el típico producto comercial hollywoodense previsible o la película políticamente correcta de cinearte europeo, que no dejan grandes huellas en el alma; mientras que riesgo sin calidad es generalmente un gesto vanguardista que se queda en eso, en escandalizar a las tías o al burgués satisfecho y nada más: en el peor de los casos, una estudiantina. Adhiero al concepto, y diría que en esta película se logra esa nivelación de elevado riesgo y calidad. Se pueden ver algunos fragmentos en YouTube y seguramente, buscando, se la encuentra completa (aunque atención, porque dura cuatro horas y media...). Los pocos fragmentos en el original alemán subtitulado en inglés están en:

 

https://www.youtube.com/watch?v=Mic_EOGOTzE
https://www.youtube.com/watch?v=8PZErcCuEgA
https://www.youtube.com/watch?v=1EFjFMQ0CJc

 

 

Por su parte, Richard Strauss tiene dos óperas relativamente populares y relativamente breves: Salomé y Elektra, que fueron ambas filmadas por el reconocido director Götz Friedrich y en la orquesta el genial Karl Böhm. Elencos sólidos y buenas actuaciones las hacen muy interesantes, aunque desde luego no tienen el atractivo habitual para el gran público de las óperas más populares del repertorio italiano. La terrible Salomé (basada en la obra de Oscar Wilde) está protagonizada en 1974 por la siempre fascinante Teresa Stratas y Astrid Varnay como Herodías, y se la puede encontrar completa, en alemán sin subtítulos, en:

 

https://www.youtube.com/watch?v=H5bAOkCmEtw

 

Y Elektra, versión expresionista alemana de la cruenta tragedia de Sófocles filmada en 1982 con Leonie Rysanek en el rol titular, de nuevo Astrid Varnay impagable como Clitmenestra y nada menos que Dietrich Fischer Dieskau como Orestes, está en el original alemán con subtítulos en inglés en:

 

https://www.youtube.com/watch?v=jq1qfG0r4LE
 

Temo haber acumulado una cantidad agobiante de información, que de todos modos no agota ni por asomo el tema. Quisiera en todo caso mencionar otras tres óperas filmadas que me parecen más que recomendables, porque las obras que las inspiran son bellísimas y no siempre tan conocidas, y porque tiene cada una de ellas una realización visual en imágenes de alto contenido artístico. Desde luego que quedan en el camino muchas otras obras brillantes, algunas de las cuales seguramente ni siquiera vi, pero de todos modos confío en que ésta se haya sido una exhaustiva introducción.

 

Una de las óperas es Peter Grimes, de Benjamin Britten, sin duda la mejor ópera británica de la historia, trescientos años después de Dido y Eneas de Henry Purcell, una historia oscura de mediados de siglo XX de pescadores en la brumosa costa inglesa, con un protagonismo del mar en todas sus manifestaciones y del fascismo propio de toda pequeña comunidad ("pueblo chico infierno grande"), centrado en un muy atípico antihéroe, victimario de abuso infantil. Para mí es la mejor ópera escrita en los últimos setenta años, y tuvo en el Covent Garden de Londres una puesta extraordinaria de Elijah Mojinsky, con perfomances vocales y sobre todo actorales de todo el conjunto de cantantes y el coro que quedó felizmente muy bien registrada en video, con el colosal Jon Vickers como protagonista, acompañado por la muy britteniana Heather Harper y Colin Davis en la orquesta en 1975 (cuatro años después tendríamos una versión igualmente maravillosa en el Teatro Colón con puesta del genial Michael Geliot, dirección musical de Steuart Bedford y algunos de los miembros del elenco de esa puesta inglesa). Hay algunos fragmentos sueltos en YouTube que no le hacen justicia al producto final, que como se comercializa en DVD, no se halla tan fácilmente en forma gratuita en la web, pero seguro los cybernautas expertos en pesca y caza marítima pirata la van a encontrar con facilidad.

 

En la misma veta, la primera ópera magnífica que se haya compuesto en la historia y que hoy se sostiene más que bien en el repertorio es L'Incoronnazione di Poppea (La coronación de Popea), de Claudio Monteverdi, escrita en 1642. Transición del Renacimiento al Barroco musical, la acción es totalmente shakespearana, isabelina, de un cinismo sobrecogedor, donde se ve con total desparpajo y belleza en la acción dramática el triunfo del amor erótico, la seducción y el poder político más absoluto y criminal respecto de cualquier otro valor convencional, tal como la virtud o similares. Transcurre en la Roma imperial, con Nerón y la gente que lo rodea como protagonistas, una música bellísima y, en la puesta del siempre genial Peter Hall en Glyndebourne en 1984 con la sensualísima Maria Ewing en el papel titular, las grandes actuaciones corren parejas con lo sublime de la música y el buen tratamiento de cámaras. Hay en YouTube una versión en 42 capitulitos enganchados en playlist en su original italiano con subtitulado portugués (entrando en el primero van apareciendo los siguientes):

 

https://www.youtube.com/watch?v=2k0uZ4VZ0Sc

 

 

Finalmente, como última recomendación, Eugene Oneguin, la obra melancólica y torturada del ruso Piotr Illich Tchaikovsky sobre la obra de Aleksandr Pushkin, tuvo una versión en cine (volvemos de lleno al género ópera-film) exquisita, naturalista y romántica, de estética refinadísima y esfumada que ahonda en la angustia y pesadumbre de ese mundo en declive que también supo pintar Chejov. El director es Peter Weigl y se la encuentra completa en el original ruso y subtitulada en inglés en la siguiente playlist en YouTube:

 

https://www.youtube.com/watch?v=OHctLqsFhdU&list=PLfKAu0VT3GZ7LHXP7PEn49DeEAWV5IyOW

 

Cabe mencionar que hay varios otros genios de la regie (la dirección teatral de ópera), pero aquí me estoy centrando en los que produjeron óperas filmadas de alta calidad. Es una lástima que no lo hayan hecho ciertos grandes, realmente geniales cineastas que eran al mismo tiempo talentosísimos directores teatrales de ópera que fueron autores de puestas muy famosas por su creatividad y resultados estéticos, tales como Luchino Visconti, Liliana Cavani o Piere Chereau, entre otros. Una verdadera lástima.

 


BOMARZO

 

Hasta aquí óperas en italiano, alemán, francés, ruso, sueco e inglés. Ésta es la única ópera en castellano que incluyo en esta lista, y además porque es argentina (desde donde escribo). Como tal fue muy famosa porque su estreno fue prohibido en su momento por el gobierno militar de 1967 con gran escándalo internacional, y se basa en una de las obras más importantes de la historia literaria de este país: la extensa (800 páginas) novela Bomarzo, de Manuel Mujica Lainez, un fresco polícromo del Renacimiento italiano protagonizado por un Duque jorobado semificticio, Pier Francesco Orsini, el Duque de Bomarzo, una región al norte de Roma en donde este noble mandó a construir un extraño bosque de monstruos de piedra que fascinaron al punto de la locura a Manucho (Mujica Lainez), y su novela, un best seller hasta la fecha, fascinó enseguida al compositor de música académica más importante del país de toda la historia, Alberto Ginastera, al punto que juntos compusieron la ópera que tuvo una suerte tan dispar.

 




 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Sobre la película realizada sobre la ópera Bomarzo en la ciudad de Bomarzo en 2007, entre los monstruos y con los pobladores del lugar en una versión experimental de altísimos riesgos de todo tipo que se manejó fuera de los circuitos comerciales, el sentido común me proscribe emitir ningún juicio de valor, dado que soy el director, guionista y productor, además del co-creador de la idea original del proyecto y co-editor de la versión final. Pero como las muchas críticas internacionales son extraordinariamente laudatorias, el apoyo incondicional de distintos gobiernos y universidades (incluyendo trabajos académicos en congresos y documentales sobre la hechura y análisis de la película, que se llama Bomarzo 2007, de quien escribe, Jerry Brignone) son tan profusos, me parece un despropósito ocultar esta obra al interesado en el género ópera-film, porque este producto lo problematiza hasta sus últimas consecuencias con resultados que tuvieron un alto impacto desde su estreno en el Palacio de Bomarzo. Se puede ver completa, cantada en castellano y con subtítulos en italiano, en la página web oficial de la película y miríada de datos rodeando la hechura de esta obra. La página web en cuestión es:

 

http://www.bomarzo2007.com.ar/

 

Muchas gracias por la paciencia de haber llegado hasta aquí, y espero haberlos interesado un poco en este género tan particular y que abre tantas puertas a otras cosas, a otras dimensiones y, por qué no y a riesgo de caer en la cursilería, al alma.

Jerry Brignone

 

 

las  palabras  y  las  notas

 

     pasiones líricas, léxicas, helénicas y otros dramas

 

          

     Un    programa   musical    cultural    de   entretenimiento

     para  recordar,  conocer  y  reflexionar  sobre  el mundo

     de  los  significados  en  el  cine,  la  ópera,  la  literatura,

     la historia de las palabras  y  la música clásica  y  popular

               con  novedades, invitados  y  la  eterna  Grecia

                  Conducción:   Jerónimo 'Jerry' Brignone    

 

LINK A LA PAGINA WEB DEL PROGRAMA

 

 

 

AUSPICIA

 

   

 

 

 

 

              VOLVER